PANTEON FRANCES EN PUEBLA

La ironía de un soldado como lo fue el general Porfirio Díaz, quien sitió la plaza de Puebla, que se encontraba en poder de los franceses y el día 2 de abril de 1867, recupero dicha plaza, llegando a ser y llamándosele el Héroe del 2 de abril.

 ¿Quién se iba a imaginar que el mismísimo general que habías sido héroe en Puebla por defenderla décadas atrás del ataque de los franceses invasores, estaba de visita en la ciudad, convertido ahora en presidente de la República, para inaugurar, entre otras cosas ,un monumento dedicado a la Paz Franco – Mexicana?.

 Sí, ironías de la historia.  Pero así fue.  El presidente Porfirio Díaz visitó la ciudad de Puebla del 5 al 7 de enero de 1901 para diversas actividades, entre las que estaba programada, para el último día, la visual al Panteón Francés y la develación del Monumento Franco Mexicano.  Hay que saber , solo como dato importante y de planeación que desde abril de 1900, es decir, más de medio año antes, se realizaron los preparativos para  esta visita, con el fin de que todo fuera perfecto.  Eso se llama “Planeación”.

 Después de dos días de reuniones y actos privados, el 7 de enero el presidente Díaz acudió a las 0 de la mañana al Panteón Francés para develar el monumento, siendo esta la principal razón de su visita a la Angelópolis.  Como buen acto de gobierno, lo acompañaba la plana mayor del gobierno de aquel entonces.  Muncio P. Martínez, gobernador del estado, José Ives Limantour, su famoso Ministro de Hacienda, Ignacio Mariscal, el Ministro de Relaciones Exteriores, así como miembros de la Asociación Francesa, Suiza y Belga de Beneficencia y Previsión de México.

 De aquella visita además de fotografías y una grabación cinematográfica de escasa duración, nos queda para la posteridad, venciendo a la muerte de la memoria, ironía nuevamente de la historia por el lugar donde se encuentra, el monumento ubicado en el cruce de las calzadas principales del Panteón Francés de la ciudad de Puebla.

 El nacimiento de este Panteón  comienza, precisamente, con la muerte de los franceses invasores en la Batalla del 5 de Mayo y en el sitio de 1863, que son enterrados en los camposantos de la ciudad.

 Como resultado de las inspecciones sanitarias realizadas en los camposantos poblanos de San Francisco, del Carmen, de San Roque y se San Antonio, la entonces Junta de Salubridad del Ayuntamiento pidió que se construyera un cementerio que cumpliera con las nuevas ideas sobre la higiene.  Hubo que esperar casi una década para que, hacía 1877, se lograran tener terrenos en el antiguo rancho de Agua Azul para construir el Cementerio Municipal de Puebla.  Sólo como curiosidad hay que saber que la primera persona enterrada en este lugar, fue la niña de nombre María Merced Huerta, el 5 de mayo de 1880.

 La comunidad francesa que habitaba la ciudad solicitó al ayuntamiento un espacio en este cementerio para enterrar a sus muertos que estaban dispersos en los camposantos de la ciudad.  Hubo que esperar a que el 21 de marzo de 1899 se cediera una sección del Cementerio Municipal, propiedad de la Colonia Francesa, para poder edificar el actual Panteón Francés.  En el centro de esta zona ya se había empezado la construcción desde 1896, del Monumentos Franco Mexicano.  La Capilla que sirve de basamento a un conjunto escultórico fue obra del arquitecto francés radicado en México Auguste Leroy, mientras que las esculturas fueron realizadas en París, por el escultor Marcel Desbois y el arquitecto Morín.

 El diseño del conjunto escultórico proyectó las figuras de un soldado francés y uno mexicano que se estrechan las manos, bajo la mirada de un ángel de la paz. (Como si el destino hubiera elegido a la ciudad de los Ángeles para que fuera uno de sus alados habitantes, el que fuera testigo de la inmortalidad de don Porfirio Díaz, ya que él mismo envió a Francia uno de sus uniformes militares para que sirviera de modelo para el soldado mexicano).

 Este monumento nos da aún la bienvenida a este lugar, que cobra vida con las maravillosas muestras de arte funerario que nos permiten acercarnos a una expresión plástica, no siempre valorada o que dejamos de lado, invadidos por las pulsaciones que la muerte siempre nos genera.  Sin embargo, ahora sólo nos interesaba centrarnos en este monumento, casi desconocido y que aguarda ser descubierto en el espacio de Thanatos, para que no muera en la memoria de la historia, y se vuelva parte de la memoria viva de la población que le da identidad a una ciudad.

 La ubicación de este Panteón Francés, se encuentra en la 11 Sur No. 4311, en Puebla, Pue.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.3/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
PANTEON FRANCES EN PUEBLA, 5.3 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario