LA MULATA DE CORDOBA

Esta leyenda amigos, se ha contado por varias generaciones, ya que por lo menos tiene dos siglos en que apareció y que hasta la fecha se recuerda.

Se contó que en la ciudad de México, llego una bella mujer, la cual era una mulata, se contó que llego de la ciudad de Córdoba, pero su presencia era muy notoria por su belleza y su altivez.

La Mulata de Córdoba, con el tiempo hizo fama de que aparte de ser muy bella, desdeñaba a cuanto varón  se le acercaba para cortejarla, pero a ninguno le hacía caso, por lo que muchos de esos hombres empezaron a murmurar que su belleza y su corazón solo pertenecían al señor de las tinieblas.

Lo curioso del caso era que aunque tenía fama de ser una hechicera, ella asistía a la iglesia, y era bondadosa con el que no tenia,

Como era una buena en lo que hacía, empezó a tener gente que la visitaba para que les hiciera trabajos para que les curara heridas del cuerpo como del alma, empezaron a ir mujeres poco agraciadas para que las ayudara a conseguir marido o para que les quitara algún hechizo que les hubiesen hecho, toda persona que iba a verla, salían contentos con sus trabajos que ella les realizaba.

La mulata vestía con mucha elegancia y también usaba joyas muy hermosas y costosas, por lo que la gente empezó a murmurar como podía tener tanto dinero si ella en realidad no era tan exagerada en sus cobros de los  trabajos que ella hacía, además nunca se le vio con varón alguno que pudiera estarle dando para esos lujos tan caros.

Como era de suponer se empezó a murmurar por hombres que fueron desdeñados por la hermosa mulata, que ella pertenecía al señor de las tinieblas, ya que solo así podía ser tan altiva, y tener tanto lujo, que esas joyas y esos vestidos tan caros se las daba el demonio.  También empezaron a contar que por las noches, el que pasaba cerca de su casa, que se escuchaban y se veían cosas raras, que se escuchaban risas estrepitosas pero no de este mundo, también decían que su casa parecía que se estaba quemando, ya que se veían unas luces que parecían llamas y que estaban devorando la vivienda.

Pues bien nunca se supo cual fue la razón real, pero un día fue detenida y llevada una mazmorra, pero lo curioso del caso fue que así como la encerraron así salió de rápido y no se supo a ciencia cierta cómo fue, ya que se empezó a decir que había sido liberada por los demonios enviados por el señor de las tinieblas para que la sacaran y así empezaron a oírse historias con relación a la mulata de Córdoba,

Algunos decían que el diablo la visitaba o que los demonios vivían en su casa, y que por tal razón nadie le podía hacer nada, y mucho menos encerrarla.

Con todas estas historias, se llego a oídos de la Santa Inquisición la cual hizo que a la mulata la volvieran a encerrar, con la intención de llevarla a la hoguera por ser una mujer que pertenecía al demonio y por ser una hechicera, bruja y cuantas cosas más le inventaron.

Pues bien amigos, así que ahí creció mucho más la leyenda de la Mulata de Córdoba, ya que cuando la encerraron los de la santa inquisición, la llevaron a una oscura y húmeda mazmorra, élla nunca se quejo ni dijo nada, al contrario su bello rostro tenía una mueca de sonrisa muda, como que se burlaba de quien la había encerrado.

Se conto que la mulata empezó a dibujar con un pedazo de carbón, en la oscura mazmorra, un bello barco que se veía que está a punto de partir y que tan solo esperaba a alguien.

Cuando el carcelero le llevaba agua y comida a la mulata, se asombró del bello barco dibujado en la pared, y le dijo con burla a la mujer.

¿Qué le falta a ese navío?

Y la mulata le contesto con una sonrisa.

__A este barco lo que le hace falta es navegar, no lo crees, y la mujer al decir esto salto hacia el barco—

El barco al principio con la mulata dentro de él empezó a navegar muy lento, pero después tan rápido, como si un gran viento empujara la vela a gran velocidad, desapareciendo con la hermosa mulata de Córdoba por una de las esquinas del calabozo.

El pobre carcelero quedo con los pelos erizados y mudos, pero con la boca abierta al ver la escena anterior.

Se conto por años que en el nosocomio para enfermos mentales se encontraba un hombre que contaba como se había ido la mulata de Córdoba, conto como un barco pintado en la pared se la había llevado.

Cuando se supo que la mulata había desaparecido de su celda, se empezó a contar que el demonio la había ayudado a escapar.

Algunos decían haber visto a la mulata navegar junto con seres demoniacos, y otros que jamás volvieron a verla.

Por:  Blur y Tabatha

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 1 vote)
LA MULATA DE CORDOBA, 2.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Derechos Reservados RAG

Provided by orange county short sale specialist