ALFREDO RÍOS GALEANA EL ENEMIGO PUBLICO NUMERO 1

Nació en 1951 en arenal de Álvarez, guerrero, por la costa grande rumbo a Zihuatanejo, hijo de Sabino Ríos Benítez y de su madre María Galeana Ibarra, su padre se dedicaba al cultivo del cocotero y su progenitora, diseñadora de ropa.

Al año de su nacimiento, murió su padre y la situación se volvió adversa, su madre ya no trabajó de diseñadora, sino como costurera en una tienda de ropa de la localidad y luego en Acapulco, Guerrero.

Alfredo Ríos difícilmente concluye la educación primaria y así llega a los 17 años en que se ve obligado a emigrar junto con su madre a la Ciudad de México, sin ninguna real preparación académica y al cumplir la mayoría de edad, decide ingresar al ejército mexicano, su estatura 1.85 mts. Y 90 kgs. Esto hace que pronto se distinga entre el resto de la tropa y a la edad de 22 años alcanza el grado de sargento segundo.

Aprovechando el adiestramiento que recibió, se dedica a cometer varios delitos menores, sin embargo, el 17 de octubre de 1974 es capturado por agentes del servicio secreto mexicano y así queda fichado por primera vez, no obstante llega a un arreglo con sus captores y acepta trabajar para ellos.

Recomendado por sus mismos explotadores, ingresa a la policía municipal del estado de México, a pesar de contar con antecedentes penales y de figura como desertor del ejército mexicano.

En aquella época el gobernador, Carlos Hank González, decidió crear las fuerzas del estado, por lo tanto dispuso que se buscara en todas las policías de la entidad a los elementos mas aptos y capaces, en total fueron 2 mil candidatos lo que se probaron, uno de ellos fue Alfredo Ríos Galeana, siendo uno de los elegidos por sus aptitudes deportivas y astucia.

El nuevo gobernador Jorge Jiménez Cantú dispuso que a esta élite, se le dotara de pistolas magnum 357, metralletas MA, equipo antimotines, máscaras, radio-transmisores receptores,  y demás; se formó un total de 84 unidades motorizadas, formando un nuevo grupo que se llamo batallón de radio patrullas del estado de México. Alfredo Ríos Galeana llegó a ocupar el cargo de comandante del BAREPEM, tiempo después por decreto del gobernador Del Mazo González, se determina la desaparición del BARAPEM, en ese entonces Alfredo Ríos G. ya no formaba parte de él, pues el renuncio en 1978.

Desde entonces formó su banda de asaltantes y se afirma que dirigió no menos de 100 asaltos a instituciones bancarias y otro numero similar a fábricas, dependencias oficiales, comercios, y otros.

Fue detenido nuevamente en 1981, por agentes de la división deinvestigaciones para la prevención de la delincuencia conocida como DIPD, y fue presentado en rueda de prensa, por Arturo Durazo Moreno y Francisco Sahagún Baca, al ya famoso asalta bancos y aceptó haber cometido multitud de atracos violentos y participado en numerosas balaceras, también admitió haber asaltado en el Distrito Federal y en diversos Estados de la República, el más reciente en el estado de Hidalgo, confesó haber efectuado varios asaltos en forma simultánea en diverso puntos del país.

Le gustaba ser admirado, por esta razón se hizo su primera cirugía plástica, se vistió de charro y bajo el nombre de Alfredo del Río, llegó a grabar un disco de larga duración con temas rancheros.

A mediados de los 70’s, había sido capturado y llevado al penal de Tula, Hidalgo, de donde al poco tiempo se escapó, meses después fue capturado en el Estado de México y fue recluido en el penal de Barrientos, de donde se volvió a escapar, después de pasar dos meses ahí.

De 1982 a 1985, se hizo otra cirugía plástica y se cambió el nombre, ahora por el de Luis Fernando Gutiérrez Martínez y reaparece como un ingeniero civil titulado y retoma su vida delictiva, ahora a otro nivel.

Llegó a ser famoso por sus fugas, la organización de bandas delictivas y por convertirse en el enemigo público número uno, durante dos décadas, las fugas, sin duda fueron espectaculares, la primera de ellas, en Tula,  en 1983 y la segunda de la prisión de Santa Marta Acatitla, mientras era procesado, con el apoyo de diez personas, entre ellas tres mujeres, cuando arrojaron una granada de mano contra la rejilla de prácticas del juzgado 33.

Lo irónico resulta que 20 años después es que 20 años después es aprehendido en los Estados Unidos, en South Gate cerca de California, al renovar su licencia de manejo, allá donde tenía una nueva esposa y tres hijos, además de que cambió de religión y ahora su vida era más relajada, su detención se realizó el 12 de julio de 2005.

Con los cambios en el rostro debido a las cirugías plásticas y ahora bajo el nombre de Arturo Montoya y al estampar su huella digital en el formato correspondiente, las autoridades migratorias de los Estados Unidos se percataron de que esta correspondía a Alfredo Ríos Galeana, que estaba boletinado internacionalmente desde 1986.

Tras un intercambio de información entre las autoridades de Estados Unidos y México, se procedió a su captura y deportación a México, donde se encuentra recluido en el penal de alta seguridad de La Palma, aunque varios de sus delitos han prescrito, los testigos ya murieron y los bancos ya desaparecieron.

Esta es la historia del enemigo público número uno Alfredo Ríos Galeana, a grandes rasgos, según las autoridades no han prescrito todos sus delitos y tendrá que purgar una sentencia de 20 años, dictada en 1983, por haber salido del país, solo falta que con la poca seguridad que hay en el país, nos podríamos encontrar con la noticia de que se haya vuelto a fugar, ¿no creen  que pueda suceder?

EL BARDO

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (22 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 6 votes)
ALFREDO RÍOS GALEANA EL ENEMIGO PUBLICO NUMERO 1, 8.5 out of 10 based on 22 ratings

Deja un comentario